Declaración de Guatemala

Por una respuesta a la crisis y una sostenibilidad de largo plazo apoyada en la colaboración, educación y cultura de la seguridad social.

En las últimas décadas la seguridad social ha sido objeto de diversos planteamientos, que han influido de manera importante en su propia ideología, funcionamiento y estructura. Más recientemente, frente a los procesos crecientes de globalización y ante las crisis financieras internacionales, los procesos de ajuste básicamente económicos han afectado sustancialmente las políticas sociales en detrimento de ellas y consecuentemente en menoscabo de los principios básicos de la seguridad social.

Considerada como una política esencial de Estado, y reconocida a través de normas internacionales como un derecho inalienable e imprescriptible del ser humano, la seguridad social debe seguir pugnando por ser una herramienta de justicia social y de promoción de la dignidad humana; para ello, se hace imprescindible su rescate y  su promoción entre la sociedad y las entidades rectoras.  

Ante este panorama, surge la Declaración de Guatemala, como iniciativa del Centro Interamericano de Estudios de Seguridad Social (CIESS), órgano de docencia, capacitación e investigación de la Conferencia Interamericana de Seguridad Social (CISS), con el propósito de que, por medio de programas educativos, y con el involucramiento de las organizaciones internacionales en la materia y las propias instituciones de seguridad social, se difunda entre la sociedad en su conjunto,  los principios y valores esenciales de la seguridad social.

Así, esta iniciativa fue puesta a consideración de las autoridades de la Asociación Internacional de la Seguridad Social (AISS), la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y la Organización Iberoamericana de Seguridad Social (OISS), quienes, con un alto sentido de compromiso, participaron apoyando con sus valiosas orientaciones y directrices en la redacción del texto de la Declaración de Guatemala.

De esta manera, oficialmente, la Declaración fue presentada por la AISS, la OIT, la OISS, la CISS y el CIESS, el 3 de noviembre de 2009, en el marco de la XXV Asamblea General de la Conferencia Interamericana de Seguridad Social, realizada en la ciudad de Guatemala. Allí, los directivos de las instituciones afiliadas a la CISS y de otras  instituciones convocadas, la aprobaron por unanimidad. En la oportunidad, representantes de organizaciones tales como la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS),  la Organización de los Estados Americanos (OEA), la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), y del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, expresaron su complacencia y apoyo a la Declaración. 

Posteriormente, la Declaración ha tenido un importante número de adhesiones de carácter individual e institucional.

Específicamente, la Declaración aspira a atenuar el desconocimiento existente de los principios de la seguridad social, a través de un cambio cultural que  sensibilice e involucre a las actuales y futuras generaciones en el conocimiento de ésta, por medio de la promoción de programas educativos regionales y nacionales; pero sin duda, merece destaque el exhorto que formula a los Estados a declarar a la última semana de abril de cada año, como la Semana de la Seguridad Social, en honor a que el 27 de abril del año 1955 entró en vigencia el Convenio 102 (Norma Mínima) de la OIT, y a los gobiernos a expresar su adhesión a ella, como muestra de una clara política de apoyo a las actividades que incrementan la cultura de la seguridad social.

Paralelamente, y con base en la Declaración de Guatemala, el CIESS crea el Proyecto Educativo Estrategia regional para una ciudadanía con cultura en seguridad social “Seguridad social para todos”, con miras a impulsar dicho cambio cultural en la región, por medio de una acción colectiva que involucre a los sectores de la educación y de la seguridad social de los países, conjuntamente con los organismos internacionales.

Este Proyecto regional también contó con la aprobación y apoyo de las instituciones afiliadas a la CISS, lo que permitió elevarlo a la consideración del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), para su financiación, hecho que ocurrió a finales del 2010.

Galería de Fotos

Por una respuesta a la crisis y una sostenibilidad de largo plazo apoyada en la colaboración, educación y cultura de la seguridad social.

Source: Flickr