¿A quién se dirige?

A la población en general, a las instituciones de seguridad social, a los profesores, los padres de familia, los trabajadores, los empresarios, las amas de casa, pero en especial a los niños y a los adolescentes quienes son los mejores portavoces de los nuevos aprendizajes.