Escuelas Saludables en Colombia

A finales de julio del presente año comienza el proyecto de capacitación escolar “Escuelas Saludables”,  basado en los lineamientos de la Carta de Ottawa para la Promoción de la Salud, emitida en 1986 durante la primera Conferencia Internacional sobre la Promoción de la Salud de la Organización Mundial de la Salud, en la cual fueron identificados los centros de enseñanza como uno de los ámbitos importantes en la creación de mejores condiciones de salud y bienestar.

En Colombia la Estrategia Escuelas Saludables fue acogida en 1997 por el Ministerio de la Salud, hoy de la Protección Social, para liderarla a nivel Nacional. Desde esta perspectiva los lineamientos pretenden orientar a los diferentes actores en el desarrollo de actividades tendientes a  mejorar el entorno escolar y por ende la calidad de vida de las familias y comunidades educativas en general.

Este año, se diseñaron tres etapas para su implementación en la Ciudad de Bogotá. La primera consta de un curso de formación en redes de aprendizaje para la formación de tutores en ambientes virtuales, en el cual se capacitarán a 5 asesores y 50 tutores que fungirán como responsables del aprendizaje de los docentes.

En la segunda etapa se tiene previsto capacitar a mil docentes, a través de un curso en línea para aprender acerca de la estrategia Escuelas Saludables. El contenido del curso se basa en las Guías del docente y se plantean lineamientos generales de cuidado y prevención de la salud en el ámbito ocupacional.

En la tercera y última etapa los docentes capacitados, trabajarán con 30 mil alumnos del 1º al 11º  grado, en las aulas y por medio de las actividades y juegos diseñados para la plataforma educativa. Entre los temas del proyecto Escuelas Saludables se destacan temáticas de cuidado, prevención y mejoramiento de las condiciones ocupacionales.

Este proyecto se fundamenta en el hecho de que la salud se crea y se vive en el marco de la vida cotidiana; en los centros de enseñanza, de trabajo y de recreo. La salud es el resultado de los cuidados que las personas se procuran a sí mismas y a las demás, de la capacidad de tomar decisiones y controlar la vida propia y de asegurar que la sociedad en que uno vive ofrezca a todos sus miembros la posibilidad de gozar de un buen estado de salud.